La Bata blanca: II

Despues de haber leido el artículo de Bata blanca, he encontrado otra noticia en el mismo blog sobre las flores.

¿Adónde iran las flores?

¿Flores y plantas en los hospitales? El eterno dilema que acaba traduciéndose en permisividad en las zonas de obstetricia y prohibición en el resto de plantas de hospitalización. Sin embargo, ¿que motiva dicha prohibición?
Vayamos a la literatura científica, que además es escasa. Por una parte, en el artículo “Where have all the hospital flowers gone?” no se han descrito muchos problemas relacionados con la presencia de bacterias en el agua de las flores ni por alergias ni nada similar (concretamente, dice “Although it is not surprising to learn that flower water can contain bacteria, rigorous studies have emphatically concluded that bedside flowers pose no particular threat to health“. Sin embargo, por otra parte, en el artículo “Wards of the roses” se describen los problemas de la práctica diaria, referidos fundamentalmente a factores organizativos (quien cambia el agua, cristales rotos, flores secas, etc). Ambos artículos, publicados en diciembre de 2009 en el British Medical Journal (BMJ) reflejan la evidencia disponible y la realidad de los hospitales británicos.
Incluso hay un interesante artículo en la revista Hort Technology, titulado “Effects of Flowering and Foliage Plants in Hospital Rooms on Patients Recovering from Abdominal Surgery” que indica que la recuperación de los pacientes con flores y plantas en su habitación es significativamente mejor que en habitaciones normales: menos dolor, mejor respuesta psicológica, menos fatiga y ansiedad y un nivel de satisfacción más elevado.

La bata blanca.

 

Noticia interesante vista en el blog http://saludconcosas.blogspot.com
En los hospitales españoles se sigue asociando (y viendo) al profesional sanitario con bata blanca. ¿Por qué? ¿Algún motivo especial? ¿Por higiene? ¿Marcar el estatus? ¿Identificación del profesional en un entorno concreto?
Hace unas semanas, en el blog del BMJ Andrew Burd habla de la bata blanca y nos recuerda algunas referencias interesantes al respecto. A principios del nuevo siglo empezaron a oirse voces en contra del uso de la bata por los problemas de higiene que podía provocar, e incluso la prensa inglesa apoyó el final de la bata al asociarla a posibles infecciones en el paciente. En 2007 fue el fin de la bata blanca en las organizaciones del NHS inglés.
En cuanto a los motivos para usar la bata blanca, hay un interesante artículo de 1991 titulado “Why do hospital doctors wear white coats?” que realizó una encuesta con un resultado sorprendente:

Al principio era una barrera para prevenir infecciones cruzadas con los pacientes. ¿Y ahora? ¿Genera una barrera invisible a la hora de hablar con el paciente? ¿Sirve para identificar al profesional? ¿Estatus? Lo que está claro es que la culpa de que las batas estén llenas de Staphylococcus aureus o del bicho que sea no es de la bata, sino del profesional.
El tema de la ropa y la higiene también se ha visto reflejado en las campañas para evitar el uso de corbata en algunos hospitales británicos. Este cartel es muy expresivo:

Base de datos Española BEDCA

BEDCA, la Base de Datos Española de Composición de Alimentos, ha sido publicada por la Red BEDCA del Ministerio de Ciencia e Innovación y bajo la coordinación y financiación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Sanidad y Política Social.

En ella podemos consultar las características de ingredientes y platos comunes en la dieta española. Los valores de composición de alimentos recogidos en esta base de datos han sido obtenidos de distintas fuentes que incluyen laboratorios, industria alimentaria y publicaciones científicas o calculados. De momento, hay 500 productos en el sistema, pero se espera que para finales deaño se haya llegado al millar.

La información disponible incluye composición (grasas, tipos de ellas, sal) y propiedades energéticas (calorías), entre otros datos (hay 39 cuantificados).

Más información en el articulo Del Mundo: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/08/24/nutricion/1282655893.html

Para más información consultar tambien el blog de http://ccamposhugf.wordpress.com/

Fallece el profesor José María López Piñero, fundador y primer director del Instituto, a los 77 años.

El profesor José María López Piñero, catedrático de historia de la medicina y fundador y primer director del IHMC, ha fallecido el domingo 8 de agosto. Fundó el Instituto de Estudios Documentales e Históricos sobre la Ciencia en 1985 (actual Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero), integrando la investigación en historia de la ciencia y documentación científica, junto con la Biblioteca y Museo Histórico-Médicos.

Nacido de Mula (Murcia) en 1933, José María López Piñero se licenció en Medicina por la Universitat de València (1957) e inició su formación como especialista en historia de la medicina en las Universidades de Munich, Bonn y Zurich. Su tesis doctoral versó sobre los orígenes históricos del concepto de neurosis. López Piñero obtuvo la cátedra de historia de la medicina de la Universitat de València en 1969. Entre sus líneas de investigación, destacan la evolución de las ciencias morfológicas, el estudio de la medicina española del siglo XIX, la introducción de la ciencia moderna en España en el siglo XVII, la historia de la medicina valenciana, la bibliografía médica, la botánica médica y las relaciones entre medicina y sociedad en la España del siglo XIX.

Entre sus maestros, López Piñero destacaba a Pedro Laín Entralgo, del que recogió su tradición historiográfica e intelectual. Mantuvo relaciones con los más importantes especialistas de la disciplina, entre quienes destaca Erwin H. Ackernecht, del que recibió una fuerte influencia. Cultivó una historia total, superando la vieja tradición del estudio de las grandes figuras, con la pretensión de integrar la historia de las ideas, la historia social y la historia cultural. Asimismo, junto con su esposa, la profesora María Luz Terrada Ferrandis, cultivó la documentación científica y la bibliometría, y fundó el Centro de Documentación e Informática Biomédica, pionero en España. 

Fue presidente de la Sociedad Española de Historia de la Medicina, Secretario General de la Academia Internacional de Historia, miembro del Consejo Europeo para la Historia de la Medicina, miembro del Consejo Valenciano de Cultura, Socio de honor de la Academia Internacional de Historia de la Ciencias y miembro de la Academia de Historia. Fundó y dirigió la colección Cuadernos Valencianos de Historia de la Medicina y de la Ciencia, en la que se publicaron importantes estudios. Desde su cátedra realizó una gran labor en favor de la institucionalización de la disciplina, y formó una importante escuela de historia de la medicina y de la ciencia, de la que han salido catedráticos, profesores e investigadores repartidos por toda España. Entre sus principales obras, destacan Medicina moderna y sociedad española (siglos XVI-XIX), La introducción de la ciencia moderna en España, Diccionario histórico de la ciencia moderna en España (en colaboración), Orígenes históricos del concepto de neurosis, La obra botánica de Cavanilles, Santiago Ramón y Cajal, La medicina en la historia y Ciencia y técnica en la sociedad española de los siglos XVI y XVII. Dirigió la obra colectiva Historia de la medicina valenciana y el repertorio bibliográfico Bibliographia medica hispanica. Participó en la Historia universal de la medicina, coordinada por Laín. Entre los premios recibidos figuran la Gran Cruz de Sanidad, la Encomienda de Alfonso X El Sabio, la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana y la Medalla de la Facultad de Medicina de Valencia.

Con el profesor López Piñero desaparece una de las más destacadas figuras de la historia de la medicina y de la ciencia del siglo XX.

MEDGLE: un médico virtual en Internet

http://www.medgle.es/

A este buscador debemos indicarle todos nuestros datos, cuanto más específicos mejor: edad, peso, si somos fumadores, bebedores, qué nos duele, etcétera. Una vez obtenidos estos datos, por medio de ecuaciones y sofisticados programas de programación Medgle nos dará una serie de presuntos diagnósticos.

Como herramienta de diagnóstico presuntivo y una primera aproximación yo no lo veo mal, siempre y cuando sirva para que el paciente recabe información, pero nunca deberá ser un sustituto de la visita al médico del mundo real, ya que este puede ver muchas cosas que Medgle no: la presión, estado general, pupilas, etcétera.