El bibliotecario social debe asumirse como un curador de contenidos, como un educador, como un filtro y también como una conexión

Imagen