Guías OMS para prevenir la infección del sitio quirúrgico – 2016

Guías OMS para prevenir la infección del sitio quirúrgico – 2016

http://www.who.int/gpsc/global-guidelines-web.pdf?ua=1

 

Anuncios

Tratamiento empírico de las infecciones

Buenos dias, os queria recomendar en la pagina web de fisterra.  http://www.fisterra.es , (ran pagina de información en biosanidad) un enlace a un documento sobre tratamiento empício de las infecciones, realizado por los amigos y compañeros:

Vicente Palop Larrea e Inocencia Martínez-Mir.  
       

Y revisado por :

  • Javier Colomina Rodríguez. Farmacéutico Especialista en Microbiología. Servicio de Microbiología. Hospital de la Ribera – Alzira (Valencia).
  • Ángel Aguilar Escrivá, Médico Especialista en Medicina Interna. Servicio de Medicina Interna. Unidad de Infecciosas. Hospital de la Ribera – Alzira (Valencia).
  • Mª José Monedero Mira. Médica Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. CS Rafalafena. Castellón. Grupo de Infecciosos de la SVMFiC
  • Dantés Tórtola Graner. Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. CS Fuente de S. Luís. Valencia. Grupo de Infecciosos de la SVMFiC.
  • Blanca Folch Marín. Médica Residente de la especialidad en Medicina Familiar y Comunitaria. CS Algemesí. Valencia. Grupo de Infecciosos de la SVMFiC.

Os dejo el link http://www.fisterra.com/guias2/empirico-e.asp

Enhorabuana a fisterra y a los compañeros que han realizado el estudio.

La Bata blanca: II

Despues de haber leido el artículo de Bata blanca, he encontrado otra noticia en el mismo blog sobre las flores.

¿Adónde iran las flores?

¿Flores y plantas en los hospitales? El eterno dilema que acaba traduciéndose en permisividad en las zonas de obstetricia y prohibición en el resto de plantas de hospitalización. Sin embargo, ¿que motiva dicha prohibición?
Vayamos a la literatura científica, que además es escasa. Por una parte, en el artículo “Where have all the hospital flowers gone?” no se han descrito muchos problemas relacionados con la presencia de bacterias en el agua de las flores ni por alergias ni nada similar (concretamente, dice “Although it is not surprising to learn that flower water can contain bacteria, rigorous studies have emphatically concluded that bedside flowers pose no particular threat to health“. Sin embargo, por otra parte, en el artículo “Wards of the roses” se describen los problemas de la práctica diaria, referidos fundamentalmente a factores organizativos (quien cambia el agua, cristales rotos, flores secas, etc). Ambos artículos, publicados en diciembre de 2009 en el British Medical Journal (BMJ) reflejan la evidencia disponible y la realidad de los hospitales británicos.
Incluso hay un interesante artículo en la revista Hort Technology, titulado “Effects of Flowering and Foliage Plants in Hospital Rooms on Patients Recovering from Abdominal Surgery” que indica que la recuperación de los pacientes con flores y plantas en su habitación es significativamente mejor que en habitaciones normales: menos dolor, mejor respuesta psicológica, menos fatiga y ansiedad y un nivel de satisfacción más elevado.

La bata blanca.

 

Noticia interesante vista en el blog http://saludconcosas.blogspot.com
En los hospitales españoles se sigue asociando (y viendo) al profesional sanitario con bata blanca. ¿Por qué? ¿Algún motivo especial? ¿Por higiene? ¿Marcar el estatus? ¿Identificación del profesional en un entorno concreto?
Hace unas semanas, en el blog del BMJ Andrew Burd habla de la bata blanca y nos recuerda algunas referencias interesantes al respecto. A principios del nuevo siglo empezaron a oirse voces en contra del uso de la bata por los problemas de higiene que podía provocar, e incluso la prensa inglesa apoyó el final de la bata al asociarla a posibles infecciones en el paciente. En 2007 fue el fin de la bata blanca en las organizaciones del NHS inglés.
En cuanto a los motivos para usar la bata blanca, hay un interesante artículo de 1991 titulado “Why do hospital doctors wear white coats?” que realizó una encuesta con un resultado sorprendente:

Al principio era una barrera para prevenir infecciones cruzadas con los pacientes. ¿Y ahora? ¿Genera una barrera invisible a la hora de hablar con el paciente? ¿Sirve para identificar al profesional? ¿Estatus? Lo que está claro es que la culpa de que las batas estén llenas de Staphylococcus aureus o del bicho que sea no es de la bata, sino del profesional.
El tema de la ropa y la higiene también se ha visto reflejado en las campañas para evitar el uso de corbata en algunos hospitales británicos. Este cartel es muy expresivo: